21538.jpg

20070208172532074_500.jpg

Germán Rodríguez fue un joven muerto a tiros por las FOP (Fuerzas de Orden Público, antecedente de la Policía Nacional española) en el trascurso de los altercados y violentos hechos acaecidos el 8 de julio de 1978 en el trascurso de los Sanfermines.

ANTECEDENTES

En Iruñea, como en el resto de pueblos y ciudades de Euskal Herria se vivía un clima político de crispación y represión por parte del Estado, de las fuerzas policiales y de grupos organizados de la ultraderecha. El apoyo a los postulados abertzales y a los presos políticos vascos era generalizado así como las movilizaciones obreras en gran parte de empresas y fábricas por temas tanto laborales como políticos. En fechas anteriores a la celebración de los sanfermines la situación represiva en la ciudad era atosigante, siendo la única ciudad de todo el Estado español en donde la celebración del 1º de mayo registró incidentes. Las actuaciones de grupos de ultraderecha eran diarias y en el Ayuntamiento de Iruñea se encontraban encerrados familiares y amigos de presos.

8 DE JULIO

Aunque el ambiente estaba enrarecido los días anteriores el clima festivo era el general en toda la ciudad, aún y todo las FOP estaban preparadas para intervenir en todo momento. Al final todo estalló cuando tras la finalización del sexto toro de la tarde un grupo de mozos de peñas de Iruñea salta al ruedo con una pancarta en la que se leía “AMNISTÍA TOTAL PRESOAK KALERA. SANFERMIN SIN PRESOS” y mientras los txikis de las peñas entraban al ruedo para salir por el callejón con las txarangas  se daba la orden de intervenir. Los disturbios se propagaron con rapidez y en los primeros momentos había ya varios heridos de bala y material antidisturbios. Todo el centro de la ciudad era una batalla entre las FOP y vecinos de la ciudad.

MUERTE DE GERMÁN

Cerca de las diez de la noche en enfrentamientos que se desarrollaban en la Avenida de Roncesvalles (a escasos metros de la Plaza de Toros) una bala asesina alcanzaba a Germán Rodríguez en la cabeza lo que provocaba su muerte. Sus funerales se celebraron el día 10 en el cementerio de Iruñea.

 MONOLITO

Desde entonces un monolito al estilo de una estela funeraria vasca sirvió de homenaje de Iruñea al joven muerto por la policía en el lugar donde fué abatido, la esquina de la avenida de Roncesvalles con la avenida de Carlos III. Y desde entonces, también, todos los 8 de julio después de la corrida de toros se realiza un homenaje por parte de la Comisión de Peñas de Iruñea, de familiares y amigos de Germán y del pueblo de Iruñea. El homenaje suele consistir en un emotivo solo de trompeta (que se suele tocar a los muertos), un aurresku (danza gipuzkoana que se baila para homenajear) y la lectura de un comunicado. A causa de las obras del aparcamiento subterraneo de Carlos III (nuevamente un aparcamiento) desde el Ayuntamiento se ordenó retirar el monolito prometiendo reponerlo al término de las obras. Hoy es el día en que terminadas las obras el Ayuntamiento de la ciudad (su equipo de gobierno) se desdice de lo que acordaron y pasando por encima de la voluntad popular (cosa que no hicieron ninguno de los Ayuntamientos en casi 30 años) han colocado en el lugar de la estela un monumento al encierro. Justamente hoy día 8 de febrero (29 años y seis meses desde la muerte de Germán) han colocado la gigantesca escultura de más de diez metros. Los miembros de Hilarria (estela en euskera), plataforma en defensa del monolito, han intentado manifestarse en contra de la actuación del Ayuntamiento siendo agredidos por la policía española. Ahora en lugar del monolito quieren colocar una pequeña placa en recuerdo, cosa a la que la plataforma se opone.

Espero que la estela sea colocada nuevamente ahí donde la voluntad popular de Iruñea quiso ponerla.