Fiestas


 maskarada.jpg

Euskal Herria es un país lleno de tradiciones folklórikas, culturales y festivas a lo largo y ancho de su geografía. Entre estas tradiciones una de las más celebradas son los carnavales (época en la que actualmente nos encontramos). Aunque suele haber unas fechas concretas de celebración de carnaval (lo que solemos llamar el martes de carnaval, por ejemplo) en nuestro país empiezan con el mismo año y terminan tiempo después según el lugar donde se celebren. Los carnavales así mismo son muy diferentes y tienen multitud de fiestas según el lugar donde se celebren (casi casi cada pueblo tiene sus propias tradiciones), es decir no existe el carnaval vasco por así llamarlo. Aunque si existe un rito de carnaval por antonomasia del folklore vasco, por su combinación de danzas, músicas, personajes, cantos y representaciones, es la Maskarada de Zuberoa.

Así, anualmente, comenzando en la época de carnavales y durante aproximadamente cuatro meses un pueblo de Zuberoa (cada año se encarga uno diferente, este año son los jóvenes de Maule “Mauleón”) prepara la Maskarada, creando en torno a ésta una fiesta particular, permitiendo de esta forma facilitar un mejor entendimiento entre las gentes de dicho pueblo una mayor comunicación con el resto de poblaciones. Esta fiesta cuyo origen se pierde en los tiempos y cuyo significado primigenio se desconoce ha ido cambiando con el trascurso de los años en constante evolución.

La Maskarada consiste en dos partes diferenciadas. A la mañana se recorren las diferentes partes y barrios del pueblo visitado (se visita un pueblo cada fin de semana de enero a semana santa) y los habitantes del pueblo colocan “barricadas” para dar la bienvenida a los integrantes de la Maskarada. Estos agradeciendo la bienvenida bailan diferentes danzas al son de la txirula (flauta pastoril) y el ttun-ttun (salterio). En cada barricada se saca algo para comer y beber.

A la tarde, después de comer, en el frontón o plaza del pueblo se baila toda la coreografía de la Maskarada de Zuberoa. Esta coreografía consta de varias partes como danzas de corro, de oficios, jauzis, etc. Quizás la danza más conocida de la Maskarada sea Godalet en la que los personajes principales bailan de uno en uno haciendo piruetas alrededor de un vaso lleno de vino sobre el que saltan sin derramar una sola gota.

Los personajes principales son en el Grupo Gorria (Rojo): Txerrero (abre la comitiva barriendo el suelo con una crin de caballo y haciendo sonar los cencerros que lleva), Gatuzain, Kantiniersa (con falda roja), Zamalzain (personaje principal de la Maskarada mitad caballo, mitad persona) y Enseñari (que porta la bandera de Zuberoa). Tras ellos hay otros personajes como son el Jaun y Anderea, Laborari y Laborarisa, Marexalak, Kukulleroak y en el Grupo Beltza (Negro): Kerestuak, Xorrotxak, Buhamiak, Kauteroak (con su jefe Kabana y el popular Pitxu) Y Medikuak.

Es un placer poder ver y presenciar el desarrollo de estas Maskaradas, vestigio de unas tradiciones antiquísimas. El calendario para este año es el siguiente (fecha y pueblo):

3 de febrero : MAULE
11 de febrero : ATARRATZE
18 de febrero : MAULE
25 de febrero : AINHARBE
4 de marzo : GAMERE
11 de marzo : BARKOXE
18 de marzo : ALTZÜRÜKÜ
25 de marzo : ARROKIAGA
1 de abril : URDIÑARBE
8 de abril : HOKINHEGI (HOKI)
15 de abril : LARRAINE
21 o 22 de abril : MAULE

 kaldereroak-argazki-zaharra1-475.jpg

Durante el s. XIX, y seguramente antes también, familias nómadas procedentes de Centroeuropa pasaban por diferentes lugares de Euskal Herria en su largo periplo. Este hecho era un acontecimiento en los lugares que visitaban ya que traían consigo otra cultura, costumbres diferentes, ritmos y canciones desconocidas, vestimentas extrañas… Mientras estaban nuestros pueblos su modo de sustento era la reparación de objetos, utensilios o cacerolas de metal y por lo visto eran bueno artesanos ya que se guarda buen recuerdo de ellos. En nuestra cultura, como en muchas otras, la cosas cotidianas a veces pasan a ser costumbres tradicionales y la llegada de los Caldereros se convirtió en fiesta a finales del siglo XIX en Donostia (la primera vez que salió la Comparsa de Caldereros en esta ciudad fue en 1884) y poco a poc se le fueron añadiendo ingredientes (el oso, bailes húngaros, etc). No sólo en Donostia sino n muchos otros pueblos de Gipuzkoa se ha adoptado esta tradición que anuncia la llegada de los Carnavales. En Donostia se celebra el primer sábado del mes de febrero.

En otro lugar de nuestra geografía en donde esta fiesta tiene gran tradición es en el pueblo navarro de Bera. A Bera la fiesta llegó hace medio siglo procedente de Donostia y como nota particular tiene la representación de una boda zíngara. Es también el preludio de los carnavales beratarras. Este año saldrán el 17 de febrero (sábado).

Y el último lugar a donde nos vamos a referir que celebra la fiesta de los Caldereros es a Iruñea. Hace ya casi quince años que el grupo de danzas Iruña Taldea adaptó esta fiesta de carnaval para utilizarlo también como preludio de los Carnavales de Alde Zaharra. La nota característica de esta fiesta son las danzas de los zaldikos, danzas que se bailan al son de melodías compuestas por Elena Fraile (de los “Gaiteros de Pamplona”) mediante armonizaciones medievales. Estas danzas se bailan durante la mañana ya que por la tarde la fiesta es más popular si cabe y todo el mundo vestido de zíngaro baila al son de las músicas húngaras (esto es un decir) las tradicionales danzas de los caldereros. Salen todos los años el sábado anterior a la celebración de los carnavales, por lo tanto este año saldrán mañana sábado día 10 de febrero.