Danza


 maskarada.jpg

Euskal Herria es un país lleno de tradiciones folklórikas, culturales y festivas a lo largo y ancho de su geografía. Entre estas tradiciones una de las más celebradas son los carnavales (época en la que actualmente nos encontramos). Aunque suele haber unas fechas concretas de celebración de carnaval (lo que solemos llamar el martes de carnaval, por ejemplo) en nuestro país empiezan con el mismo año y terminan tiempo después según el lugar donde se celebren. Los carnavales así mismo son muy diferentes y tienen multitud de fiestas según el lugar donde se celebren (casi casi cada pueblo tiene sus propias tradiciones), es decir no existe el carnaval vasco por así llamarlo. Aunque si existe un rito de carnaval por antonomasia del folklore vasco, por su combinación de danzas, músicas, personajes, cantos y representaciones, es la Maskarada de Zuberoa.

Así, anualmente, comenzando en la época de carnavales y durante aproximadamente cuatro meses un pueblo de Zuberoa (cada año se encarga uno diferente, este año son los jóvenes de Maule “Mauleón”) prepara la Maskarada, creando en torno a ésta una fiesta particular, permitiendo de esta forma facilitar un mejor entendimiento entre las gentes de dicho pueblo una mayor comunicación con el resto de poblaciones. Esta fiesta cuyo origen se pierde en los tiempos y cuyo significado primigenio se desconoce ha ido cambiando con el trascurso de los años en constante evolución.

La Maskarada consiste en dos partes diferenciadas. A la mañana se recorren las diferentes partes y barrios del pueblo visitado (se visita un pueblo cada fin de semana de enero a semana santa) y los habitantes del pueblo colocan “barricadas” para dar la bienvenida a los integrantes de la Maskarada. Estos agradeciendo la bienvenida bailan diferentes danzas al son de la txirula (flauta pastoril) y el ttun-ttun (salterio). En cada barricada se saca algo para comer y beber.

A la tarde, después de comer, en el frontón o plaza del pueblo se baila toda la coreografía de la Maskarada de Zuberoa. Esta coreografía consta de varias partes como danzas de corro, de oficios, jauzis, etc. Quizás la danza más conocida de la Maskarada sea Godalet en la que los personajes principales bailan de uno en uno haciendo piruetas alrededor de un vaso lleno de vino sobre el que saltan sin derramar una sola gota.

Los personajes principales son en el Grupo Gorria (Rojo): Txerrero (abre la comitiva barriendo el suelo con una crin de caballo y haciendo sonar los cencerros que lleva), Gatuzain, Kantiniersa (con falda roja), Zamalzain (personaje principal de la Maskarada mitad caballo, mitad persona) y Enseñari (que porta la bandera de Zuberoa). Tras ellos hay otros personajes como son el Jaun y Anderea, Laborari y Laborarisa, Marexalak, Kukulleroak y en el Grupo Beltza (Negro): Kerestuak, Xorrotxak, Buhamiak, Kauteroak (con su jefe Kabana y el popular Pitxu) Y Medikuak.

Es un placer poder ver y presenciar el desarrollo de estas Maskaradas, vestigio de unas tradiciones antiquísimas. El calendario para este año es el siguiente (fecha y pueblo):

3 de febrero : MAULE
11 de febrero : ATARRATZE
18 de febrero : MAULE
25 de febrero : AINHARBE
4 de marzo : GAMERE
11 de marzo : BARKOXE
18 de marzo : ALTZÜRÜKÜ
25 de marzo : ARROKIAGA
1 de abril : URDIÑARBE
8 de abril : HOKINHEGI (HOKI)
15 de abril : LARRAINE
21 o 22 de abril : MAULE

 kaldereroak-argazki-zaharra1-475.jpg

Durante el s. XIX, y seguramente antes también, familias nómadas procedentes de Centroeuropa pasaban por diferentes lugares de Euskal Herria en su largo periplo. Este hecho era un acontecimiento en los lugares que visitaban ya que traían consigo otra cultura, costumbres diferentes, ritmos y canciones desconocidas, vestimentas extrañas… Mientras estaban nuestros pueblos su modo de sustento era la reparación de objetos, utensilios o cacerolas de metal y por lo visto eran bueno artesanos ya que se guarda buen recuerdo de ellos. En nuestra cultura, como en muchas otras, la cosas cotidianas a veces pasan a ser costumbres tradicionales y la llegada de los Caldereros se convirtió en fiesta a finales del siglo XIX en Donostia (la primera vez que salió la Comparsa de Caldereros en esta ciudad fue en 1884) y poco a poc se le fueron añadiendo ingredientes (el oso, bailes húngaros, etc). No sólo en Donostia sino n muchos otros pueblos de Gipuzkoa se ha adoptado esta tradición que anuncia la llegada de los Carnavales. En Donostia se celebra el primer sábado del mes de febrero.

En otro lugar de nuestra geografía en donde esta fiesta tiene gran tradición es en el pueblo navarro de Bera. A Bera la fiesta llegó hace medio siglo procedente de Donostia y como nota particular tiene la representación de una boda zíngara. Es también el preludio de los carnavales beratarras. Este año saldrán el 17 de febrero (sábado).

Y el último lugar a donde nos vamos a referir que celebra la fiesta de los Caldereros es a Iruñea. Hace ya casi quince años que el grupo de danzas Iruña Taldea adaptó esta fiesta de carnaval para utilizarlo también como preludio de los Carnavales de Alde Zaharra. La nota característica de esta fiesta son las danzas de los zaldikos, danzas que se bailan al son de melodías compuestas por Elena Fraile (de los “Gaiteros de Pamplona”) mediante armonizaciones medievales. Estas danzas se bailan durante la mañana ya que por la tarde la fiesta es más popular si cabe y todo el mundo vestido de zíngaro baila al son de las músicas húngaras (esto es un decir) las tradicionales danzas de los caldereros. Salen todos los años el sábado anterior a la celebración de los carnavales, por lo tanto este año saldrán mañana sábado día 10 de febrero.

cassen06.jpg

Hoy se inauguran en Donostia las jornadas Dantzaz con un ensayo abierto al público del Ballet de Biarritz. Y por eso aprovecho para hablar de este Ballet de la ciudad labortana que en mi opinión es, o debería ser, uno de los grandes referentes de la vida cultural de Euskal Herria.

El Ballet Biarritz nace en 1998 con el apoyo de la ciudad de Biarritz y otros organismos oficiales. Sus objetivos serán la creación, la difusión y la puesta en marcha de acciones de sensibilización. En 1999, hay que añadir el proyecto de « Accueil Studio » que le permite acompañar el trabajo artístico de otras compañías. En 2000, conscientes de su situación geográfica privilegiada, recibe el apoyo de la Diputación Foral de Gipuzkoa y de la Comunidad Europea: fondos europeos. En 2002 se crea el Ballet Biarritz- Dantzaz con locales en Donostia en la Casa de Cultura de Egia donde se realizan las actividades de la Asociación Dantzaz antena del Centro Coreográfico Nacional en el País Vasco. La sede oficial del Ballet de Biarritz está situada en la antigua Gare du Midi en pleno centro de la ciudad.

Desde su creación el director del Ballet Biarritz es Thierry Malandain, ganador de premios en concursos coreográficos en diversas ocasiones. Malandain finaliza su carrera como bailarín en 1986 para fundar la compañía Temps Présent. Después de encontrarse a la cabeza de esa compañía durante doce años, su trabajo será recompensado con numerosos galardones. Thierry Malandain es autor de unas sesenta coreografías, algunas de las cuales forman parte del repertorio de otras compañías y sus incursiones en el mundo del Teatro Lírico son también importantes. Nombrado Caballero de la Orden de las Artes y las Letras, Thierry Malandain asume la dirección artística del Festival Internacional de Danza de Biarritz “Le Temps d’Aimer” del 2000 al 2004. En el 2004 es nominado para los premios “Benois de la Danza” en el Teatro Bolchoï de Moscú.Y recibe en Cuba el premio de la Crítica al “Mejor espectáculo extranjero” en 19º Festival Internacional de Ballet de la Habana. En el año 2005, en nombre de Ballet Biarritz, recibe el Premio de Cultura 2005 de la Fundación Sabino Arana.

Formar jóvenes bailarines para ayudar al acceso a la vida profesional, éste es el objetivo fundamental del programa anual creado por Ballet Biarritz y su socio Dantzaz Elkartea bajo el nombre de Ballet Biarritz junior. Este proyecto que vio la luz en el año 2005, gracias a la ayuda del Gobierno Vasco, de la Diputación Foral de Gipuzkoa, del Ayuntamiento de Donostia y de los fondos de cooperación Aquitania-Euskadi, se consolida en la temporada 2006-2007. El nuevo curso de la BBj2 comenzó el 7 de septiembre del 2006 en el Centro Cultural de Egia de Donostia cuya duración será hasta agosto del 2007. Esta formación destinada a artistas que tienen el interés de introducirse en el mundo de la danza profesional es gratuito, y se benefician de una bolsa de ayuda para sufragar sus gastos de alojamiento y manutención en Donostia. Este proyecto consta de cursos y talleres de técnica clásica, de danza contemporánea, de improvisación, de iniciación a la técnica de espectáculos, de maquillaje adaptado al espectáculo…

Puesto que la sensibilización es una parte fundamental del desarrollo del arte coreográfico, el Ballet Biarritz despliega una política activa de iniciación del público a la danza. Aunque  los talleres Voulez vous danser? Estén destinados a los adultos, el Ballet favorece su compromiso a favor del público escolarizado. Con estos fines, mantiene una colaboración con los establecimientos escolares y las escuelas de danza para llevar a cabo numerosas proposiciones pedagógicas: visitas culturales, talleres coreográficos, cursillos, ensayos y clases abiertas, representaciones “ joven público”.

Otro interesante proyecto es Bidaiari con un escenario itinerante que permite al Ballet de Biarritz actuar en lugares que carecen de estructuras de acogida a ambos lados del Pirineo. La originalidad de su diseño, obra de Jean-Claude Asquié, convierte a su plataforma específicamente adaptada a la danza en una herramienta de difusión pero también en una herramienta de trabajo para la técnica del espectáculo. Su utilización, compartida con otras compañías, ofrece la oportunidad de acercarse a quienes no pueden acceder fácilmente al arte coreográfico.